Las Disidencias de las FARC… Historia no autorizada

0
1414

Por Álvaro Pérez García

Con las conjeturas que se han cernido en torno a las disidencias de las Farc, desde su irrupción en medio de los diálogos que avanzaban en La Habana hasta su aparición de facto en territorio araucano, hay mucha tela por cortar. Este artículo bien lo podríamos denominar «La historia no autorizada, pero bien contada, del nuevo problema que amenaza con desestabilizar al departamento de Arauca.

No es un simple grupo sublevado, ni irrelevantes integrantes del grueso bloque desmovilizado, la disidencia resulta empoderada porque quienes se apartan del proceso y se empecinan en seguir armados al margen de la ley, son poderosos ex comandantes, que otrora sembraron el terror en la comarca araucana y, de alguna manera, tienen influencia en sectores críticos de la comunidad; o lo que es peor, aún son temidos por los habitantes de las zonas donde resurgen delictivamente.

Para entender la complejidad de un disenso ideológico surgido entre los camaradas desmovilizados y quienes persisten en seguir activos; debe ponderarse el criterio económico que subyace en la actividad subversiva, donde el narcotráfico ocupa un sitial de primer orden.

La mayoría de farianos rebeldes purgó cárcel y cuando el proceso iba avanzando surgió la mano amiga del Presidente Juan Manuel Santos, para reinsertarlos a la sociedad y la amnistía que les permitió salir de prisión era la garantía del gobierno que les generaba confianza, pero una vez libres, supieron que su llegada a la sociedad tendría rechazos por lo que sería más cómodo mantenerse delinquiendo, lo único que durante años realizaron con toda propiedad. Ese cambio de mentalidad y actitud, les costó gran trabajo a muchos y asimilarlo fue imposible para algunos que no sabían hacer otra cosa que andar armados, extorsionar e imponer sus órdenes, algo que confería poder y alimentaba el morbo de la guerra.

Si a eso le sumamos los yerros del gobierno que equivocó el proceso, porque atendió solamente a los comandantes de su cúpula e ignoró la base, razón tienen los que sienten temor de no ser incluidos en los listados oficiales, como los guerrilleros rasos a quien la mano generosa del presidente llega de manera incipiente o en la mayoría de las veces nunca ofrece un mínimo beneficio.

Se pensó que ese sector que se apartaba del proceso de paz era el que operaba por algunos frentes localizados en Guaviare o sur del Meta, pero al irrumpir en Arauca, nos obliga a tener en cuenta el fenómeno a nivel regional.

La facción de esa organización guerrillera que se rehúsa a acatar el acuerdo de paz y se mantiene en armas, es denominada por el gobierno como «Grupo Armado Organizado Residual (GAO) y que en las fuerzas armadas han declarado a todos sus 16 comandantes en el país como objetivos de alto valor. Para la estrategia de neutralización  fueron divididas en Objetivos Militares de Alto Valor Estratégico (integrantes del Estado Mayor o Dirección Central) y Objetivos Militares de Interés Nacional (cabecillas de frentes y compañías).

El primer campanazo sobre su existencia se conoció en el año 2016, y se hicieron famosos luego de que una parte del Frente 1, al mando de alias ‘Iván Mordisco’ anunciara que se separaba de las Farc. Luego Miguel Botache Santillán, alias Gentil Duarte, quien estuvo en Cuba participando en la mesa de diálogo regresó a Colombia y se sublevó. Después se conoció que Géner García Molina, ‘John 40’, comandante del 7° Frente también se sumaba a la disidencia. Los demás grupos, alrededor de 14, son desertores, muchos de ellos se presentan como Clan del Golfo o trabajan para organizaciones criminales.

La comunidad llanera conocía el rumor que se ventilaba nacionalmente, pero constató el domingo 14 de enero que no solo existía sino que había llegado al territorio araucano, cuando se perpetró un ataque a una comisión política del nuevo partido Farc que regresaba de la vereda El Oasis hacia Arauquita. Esa emboscada puso en riesgo la vida de los dirigentes farianos y por tal motivo, el periodismo de Noticias 100.3 de Arauca Stereo ahondó el trabajo y conjuntamente con El Periódico de Arauca, conformó un equipo élite especial de investigación periodística, para presentarles este informe detallado sobre lo que está sucediendo.

El grupo que diside es real y está comandado por un curtido combatiente, alias ‘Gerónimo Aljure’ que comandó el Frente 56 de las Farc que operó en Casanare y Boyacá, capturado en Maní en el 2004 y durante su prisión en La Modelo y Cómbita se alió con paramilitares de ‘Martín Llanos’.

Por esas calendas llegaba al Frente 10 ‘Efrén Arboleda’ para suceder en la comandancia a ‘Grannobles’, eran los tiempos de ‘Arcesio’ como segundo comandante y ‘Misael’ como tercero en la línea de mando. ‘Efrén’ imprimió disciplina al frente y entonces ‘Gerónimo’ se fue un tiempo para Venezuela y luego recaló en Vista Hermosa, Meta y concretamente en La Cooperativa, al no acomodarse a la disciplina exigente y, especialmente, a las nuevas directrices que impartió ‘Efrén’.

Desde el Vichada llegó alias ‘Walter’ también conocido como ‘Urías’ para tomar aquí el segundo cargo de jerarquía de las disidencias; al que también pertenecen como mandos del tercer nivel, alias ‘Dúver’ excomandante del décimo, junto a alias ‘Arnobis y alias ‘Anderson’  todos provenientes del décimo frente.

De Juan Vicente Carvajal Isidro, alias ‘Misael’,  capturado en 2012 en la Operación “Espartaco” donde cayó herido y quien a finales del año pasado recibió del Presidente Santos el beneficio de amnistía, se desconoce su actual papel. Solo se sabe que regresó a la zona de Filipinas donde reside, pero debido a discrepancias con el coordinador del Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación  -ETCR- Alfonso López Méndez, ‘Efrén Arboleda’, está alejado del proceso, pero simpatizaría y estaría colaborando indirectamente con el grupo sublevado.

La disidencia de las Farc que retomó las armas, se ubican de nuevo al margen de la ley y curiosamente estarían ubicados en territorio de dominio del ELN, por sectores de El campin, Las Torres, Botalón y Malvinas.  Desde este nuevo frente de guerra han protagonizado hechos como el del Oasis al mando de alias ‘Rubén’, que han subvertido el orden público en el departamento.

Toda esta actividad de los nuevos insurrectos estaría recibiendo apoyo financiero de Géner García Molina, ‘John 40’, que busca reactivar los cultivos de coca en la región, oponiéndose a las políticas estatales del Plan de Erradicación de Cultivos de Uso Ilícito –PENIS- que tan buenos frutos han logrado movimientos sociales regionales. Esta sería la principal fuente de financiación de la disidencia, aunque ya se conoce que también están extorsionando a comerciantes y ganaderos, retomando el cobro de vacunas y presentándose ante la comunidad araucana como la nueva fuerza armada de las Farc. Sobre extorsiones y vacunas, la indagación del  Grupo Élite Especial de Investigación Periodística constató  con varios dirigentes gremiales, que ya han sido abordados por voceros de esta organización delincuencial para solicitarles el aporte obligatorio en muchos lugares del departamento de Arauca.