UAESA analiza temas de prevención en venta de medicamentos en establecimientos comerciales no autorizados, el uso, abuso y automedicación de antibióticos

0
77

LA UNIDAD  DE SALUD  TRABAJA  INTENSAMENTE  en contra de  la  resistencia  de  los antibióticos, que será en unos  años, una  de las  peores  epidemias del  mundo.

Consumir medicamentos sin la supervisión y formulación médica y la automedicación, son los principales causantes de estas afecciones Sin darse cuenta las personas que consumen estos  medicamentos,  sin  prescripción médica  y sin terminar  su  tratamiento  completo, se está  exponiendo a un grave peligro  que  amenaza su  vida.

La  Organización  Mundial  de la Salud y  la Organización  de las  Naciones Unidas, alertaron al mundo científico  y médico, ante esta  situación anunciaron que «La resistencia a los antibióticos es una respuesta de los microorganismos, al uso de estos medicamentos. Su uso —y sobre todo su abuso— produce que por distintos mecanismos biológicos, pierdan efectividad. Las bacterias dejan de ser sensibles a sus efectos y resultan  principios activos cada vez más agresivos —y tóxicos para el organismo humano— para eliminarlas»

La Unidad Especial de Salud de Arauca, viene trabajando de manera continua en la prevención de venta de medicamentos en establecimientos comerciales que no cumplan con las normativas de almacenamiento y expendio de medicamentos sobre todo de los que necesitan formula médica para ser vendidos. Es por lo anterior, que el  decomiso  de grandes cantidades  de antibióticos  en  las  tiendas  y  supermercados  de la capital  y los demás  municipios del  departamento, es una  viva  muestra del  trabajo  que viene realizando  la  UAESA, por  prevenir  la resistencia  a  estos  medicamentos, situación  que pone en peligro  a  los pacientes.

«Esta  medida  preventiva se está  llevando  a cabo desde  hace varios  meses, sin embargo, es necesario la   actuación  de las partes, el vendedor y el paciente;  ya  que  por culpa de las resistencias a los antibióticos mueren unas 700.000 personas al año en el mundo» expresó la química farmacéutica Brenda Colina referente departamental de inspección, control y vigilancia de medicamentos de la Unidad de Salud.